Una boda minimalista en un entorno privilegiado

Me encanta mi trabajo, de sobra lo sabéis, pero Sara y Guille, han sido para Eterna Prometida una pareja especial. 

Alegres, divertidos, perfectamente compenetrados, eligieron la finca Casa de la Campana para ese día tan especial. 

Fotografías: Oscar Guillén

La ceremonia al aire libre, para la que combinamos ginerios y peonias coral ( las favoritas de Sara) envolvía a los novios y creaba un ambiente particular. 

Sabéis que no somos muy de bodas temáticas, sin embargo, queríamos hacer un guiño a los aeropuertos. Así, integrado perfectamente en el diseño de la boda, para el sitting plan, usamos un bonito mueble de Tati (la mami de la novia) donde colocamos unas maderas lacadas en gris antracita, con las correspondientes mesas combinadas con peonías blancas. 

Los invitados fueron recibidos con una bienvenida que no dejó indiferente a nadie: a modo de bodegón, y siguiendo con la línea floral, configuramos un rincón en el que destacaban elementos como las iniciales de los novios en dorado , un reloj ,candelabros, todo ello acompañado de troncos y cajas de madera, estos creaban alturas y profundidad a esta maravillosa bienvenida.

La cena tuvo lugar bajo un precioso manto de luz; un lugar mágico donde crearon increíbles recuerdos del día de su boda.

La estética de las mesas, depurada, el blanco predominante contrastaba con el azul de la cristalería brocada y la lazada de terciopelo de la servilleta.

Los números de mesa, al igual que el sitting, en un tono gris antracita.

Por último, Sara vestida de Jenny Packhan, con un estilo vintage y llena de pedrería  brilló con luz propia. Su ramo, lleno de color formado por peonias en tono coral de David de Sant.

“¡Gracias por enseñarme a relativizar las cosas, a no perder nunca la sonrisa. Os deseo lo mejor pareja!”

Florista: David de Sant.

Iluminación: The light team ledilux.

Fotografía: Oscar Guillen.

Vestido de novia: Jenny Packham.

Peluquería: Susana bernal.

Maquillaje: Cristina del toro .