Una boda pasada por agua…

#fatimaydaniprometidos

Siempre os trasmito la importancia de contar con un buen equipo en vuestra boda, proveedores que os aporten confianza y profesionalidad para vuestro gran día….

La boda de Fátima y Dani quizás fue una de las bodas que más expectación creó el pasado 2019, además por el gran número de seguidores que siguen cada día sus rutinas y consejos, porque nos sorprendió con una gota fría difícil de olvidar…

Durante los meses previos, la conexión con Fátima y Dani fue brutal. Conseguimos crear un equipo muy bonito con un único objetivo, conseguir de ese día, un día especial que compartir con familiares y amigos. 

No os voy a engañar, los días previos fueron un tumulto de emociones, de cambios constantes en el desarrollo del evento, porque ese día, esperábamos lo peor… el teléfono empezó a sonar a las 5 de la mañana y aunque no llegaban buenas noticias, a las 7 emprendimos viaje a Elche. Se sucedían mensajes constantes de “ lleva cuidado”, “ en la carretera hay mucha agua”, “ las palmeras se mueven increíble” …

A las 8.00 todos estábamos en Finca Maria Ana. Comenzamos a trabajar.

El día de antes se habían tomado ya las decisiones más importantes de reubicación de espacios. Apareció en nuestro esquema una bonita carpa transparente que La Trastienda se encargó de transformar. La ceremonia debía ser a cubierto y había que trasladar todo lo planteado dentro de ella.

Entre tanto, llegaron Fátima y Dani, que pese a todo, llegaron con una sonrisa. No había tiempo que perder, maquillaje, peluquería, equipo de fotógrafos… puesta a punto mientras dábamos los últimos retoques. 

Comenzaron a llegar los invitados. Ubicados, comenzamos la ceremonia con una bonita entrada de Dani. 

La novia, ansiosa, no se iba a hacer esperar: encabezada con un cortejo de niños que iban preciosos, sorprendió a los invitados, cual princesa con una capa transparente con flores bordadas creada por Rubén Hernández que hacía las veces de chubasquero. 

Fátima no se lo esperaba, su entrada, como el resto de la ceremonia fue amenizada por la coral Discantus, de la que forman parte sus padres, ella emocionada, sin saber muy bien que estaba pasando me miró sorprendida y me dijo “pero, ¿y esto?”, su emoción fue infinita. 

La celebración, como no, también sufrió cambios en su ubicación. Días antes tuvimos que usar un salón de la finca y reorganizar todo el plano de mesas. ¡Ay! ¡Que importante es tener un plan b chicas! 

La iluminación , las velas, nos permitieron crear un ambiente romántico lleno de estilo, con un elemento poco habitual como fue la paleta de colores en tonos amarillos y ocres de las flores.

Para el menaje, escogimos elementos de madera y mimbre en perfecto equilibrio con el cristal de la cristalería brocada y candelabros de latón. 

El catering fue obra de Alfonso Mira. Un gran equipo gastronómico. Teo, Ana Gracias. 

Los invitados tenían un detalle personalizado en su asiento: unas Popas que ellos mismos habían diseñado para la ocasión, con unas bonitas flores en la parte delantera y el logo de la boda en el interior. 

Toda la papelería de la boda estuvo a cargo de This is Kool .

La barra libre fue un ¡E S P E C T Á C U L O!, ahora sí, los nervios habían desaparecido! Acondicionamos la carpa con una zona chill out integrada en la zona de las copas. Como elementos a destacar el super Candy bar de Caperucita Cupcake que fue una auténtica delicia y el photocall con ese maravilloso “ QUE EL FIN DEL MUNDO NOS PILLE BAILANDO” .

Fátima nos sorprendió con un cambio de vestido: su falda dió paso a unos leggins verde agua acompañados por una cola de tul muy sutil que le daba un toque super cañero. 

El peinado de la mano de mi querida Laura Rayos, también fue muy top a la vez que sencillo, que junto a un delicado tocado de Laura Murcia hizo que brillara con verdadera luz propia.

La fiesta estaba asegurada. Y para que las fuerzas no decayeran ya entrada la tarde comenzó el despliegue de comida callejera, con unas foodtruck con comida en directo, helados… los invitados podían disfrutar de una hamburguesa recién hecha mientras el resto seguía bailando amenizado por el Dj de Plaza 3 Eventos.

Volvimos a casa cansadas, pero muy felices, felices de ver a todos disfrutar, de sentir como todos los invitados,y digo todos de corazón, pese a que el tiempo no nos había dado tregua en toda la semana, llegaron con muchísima ilusión y emoción y no estaban dispuestos a que nada les impidiera pasar un día muy especial.

Por eso desde aquí, con este pequeño post, quiero dar las gracias, por supuesto a Fátima y Dani por confiar en mí y en mi equipo, por darme las riendas de su pequeño gran proyecto personal, a todos los proveedores y profesionales que participaron ese día, porque de ahí, salieron grandes amistades. A tod@s los que esa semana nos mandastéis mensajes de “ buena suerte” porque sabíais que iban a ser días duros. A todos los perfiles de Instagram, blogs, revitas que se hicieron eco de esta boda que con tanto cariño creamos un equipo 10.