La vida es un festival…

Fotografía: Enfok2.

#nataliayjuanmiprometidos

Ya sabéis que me siento feliz y afortunada de haber orientado mi carrera profesional en el ámbito nupcial. Ser wedding planner es un trabajo, no fácil, no os voy a engañar, pero tiene una inmensa recompensa ver el resultado y la satisfacción de cada una de las parejas que confían en Eterna Prometida cada fin de semana.

Natalia y Juanmi son de esas parejas que derrochan alegría y fuerza, la conexión entre ellos era increíble. ¿Sabéis el dicho “siento mariposas…” ? Pues eso fue lo primero que percibí al conocerlos. 

Su boda, fue una boda llena de vida, de color, no podría definirla de mejor forma. Con una base tropical, quisimos alejarnos de los tópicos con los tonos monocromáticos verdes que por tendencia era común denominador en esta temática. Así que… apostamos por color, mucho color, persiguiendo la fuerza de su personalidad. 

Empecemos el look de la novia.

Natalia eligió un diseño de Pronovias con él que acertó de pleno: era sexy a la vez que delicado y elegante. Supo buscar el equilibrio con un modelo de tirantes, que en Murcia es tan necesario en pleno mes de agosto. 

Con su ramo, conseguimos hacer de su look un look especial y distinto, sin ser una elección estridente, David de Sant supo combinar flores, verdes, y colores a las mil maravillas. 

El maquillaje y la peluquería a cargo de Consuelo Make up y Laura Rayos, unas de mis favoritas. 

La ceremonia fue una ceremonia íntima y cercana en cabezada por una maestra de ceremonia que preparó un guión en el que contó anécdotas de su relación y familia, poniendo en valor la gran amistad que tenían nuestros novios eternos.

El entorno, el Huerto del Ficus del Parque de la Marquesa es un sitio idílico, un gran palmeral que alberga distintas especies vegetales; un entorno perfecto para albergar una ceremonia dinámica, compuestas por volúmenes de color a distintas alturas que acogían a los novios en un bonito sofá de mimbre, ideal para escuchar todas las intervenciones. 

En el recorrido de la ceremonia al cóctel, los invitados fueron sorprendidos con una Piaggio negra, llenas de flores, que escondía bebida súper fría para llegar fresquitos a las caballerizas donde sería la copa de espera amenizada por un saxofonista. 

El sitting plan, uno de los puntos en los que más desarrollamos la creatividad, era un panel gigante de madera, encabezado por las iniciales de los novios, que luego nos haría las veces de photocall para la barra libre, y que nos servía de ante sala al salón donde sería la cena. 

Natalia, me sorprendió. Digo esto porque eligió un estampado totalmente distinto, y es que ella no era una novia estándar, eso ya lo sabíamos. De fondo amarillo con pai país en tonos tierra combinaban a la perfección con los tonos azules de la cristalería

Creo que fue una de las cenas más dinámicas y divertidas del pasado año. Todos los invitados estaban felices de compartir ese día con ellos y eso se notaba. 

El lucernario del salón tenía una iluminación acompañada por un vegetativo volado que llenaba todo el espacio, punto de atención de todas las miradas de los invitados cuando le dimos paso a la cena. 

Ahora cuando escribo estos post, unos cuantos meses después de la boda, me vienen a la mente muchos momentos que vivimos durante los meses previos al “ Día B”, como conectamos con las familias y amigos.

Entre los momentos más emblemáticos para mí, fue la entrega del ramo de la novia. Soléis elegir a herman@s, amig@s, como la tradición manda el ramo se le entrega a la que se va a casar próximamente o será “casadera” la/el que lo reciba, sin embargo Natalia se lo entregó a su abuela. Fue algo muy emotivo, un momento único nieta-abuela que perdurará en su memoria. 

Para endulzar la fiesta Caperucita nos preparo unos dulces preciosos y riquísimos que decoramos con flores de colores sobre estructuras doradas, completándolo con una decoración 10 . 

“ El amor no mira con los ojos sino con el alma” . _ W.Shakespare

Lugar de la celebración: El Parque de la Marquesa.

Fotografía: Enfok2.

Floristería: David de Sant.

Candy Bar: Caperucita Cupcakes.

Vestido de novia: Pronovias.

Maquillaje: Consue Ortiz.