Tips para relajarte antes y durante la boda.

En estos tiempos de estrés que mejor que RELAJARNOS por eso os traemos unos tips para que lo logréis.

Como todos sabemos lo estresante que puede llegar a ser una boda, su organización, los nervios previos a ese día, la emoción, querer que todo salga perfecto…

Por ello te traemos unos trucos para que te relajes, y tú tan solo disfrutes de tu día.

1.Duerme bien, descansa. 

​Es recomendable que duermas unas 8 horas, y sobretodo las semanas previas a la boda, para que llegues descansada y con toda la energía a la boda.

2. Evita comer en exceso horas antes de la boda. 

Te recomendamos que horas antes de la boda no ingieras comidas demasiado pesadas, ya que junto con los nervios, pueden acentuarse las molestias.

3. Práctica algo de deporte. 

​Es una de las mejores maneras para liberar todas las tensiones que una boda conlleva, elige el deporte que más te guste y que te sirva como desconexión y motivación.

4. Ideas fijas. 

​Internet, revistas, blogs… son pura fuente de inspiración para la organización de una boda, pero, una vez ya tengas diseñada tu boda, procura no seguir buscando más, ya que lo único que conseguirás será comparar y cuestionarte el diseño anterior.

5. Paseos para despejarte. 

​Cuando te sientas agobiada, estresada o saturada, sal a dar un paseo por el paisaje que más te guste, despéjate, relájate y ¡¡ seguro que vuelves con las pilas cargadas de nuevo !!

6. Día con amigas.

 ​Un buen plan para relajarse: amigas y risas. Podéis quedar e ir a un spa, organizar una ‘beauty party’ improvisada en casa de alguna de ellas, que te acompañen a la prueba de maquillaje…

7. Baño relajante. 

¿Existe algo más relajante que un baño calentito, con su espuma, sus sales de baño o sus aceites esenciales? Nosotras creemos que no, por ello utiliza ese ratito para mimarte y desconectar.

8. Pedir ayuda. 

​Sabemos que la organización de toda una boda puede llegar a ser muy agobiante, los preparativos, los imprevistos, los invitados… Por ello te recomendamos que, si puedes, delegues alguna de tus responsabilidades. Aquí entra la importancia de una Wedding Planner en la vida de los novios, es la persona que se ocupa de todo, la que te asegura que todo va a salir como lo planeado y la que te da la confianza que tanto necesitas ese día.

9. Tiempo en pareja. 

​Con todos los preparativos, los nervios y las prisas a veces se nos olvida lo más importante: pasar tiempo de calidad junto a nuestra pareja. Buscad un rato para vosotros solos, hablad de vuestras cosas, recordar momentos bonitos juntos y sobretodo disfrutar de vuestra compañía.

10. Quizá no todo salga como esperabas. 

​Llega el día de la boda y algo no sale como tú lo habías planeado. No pasa nada, créeme. Los invitados posiblemente ni se den cuenta, ellos están ahí para pasar un día estupendo contigo y con tu pareja, para disfrutar y para celebrar tu matrimonio.

11. Entre todo el caos, tranquilidad. 

​Esto es lo bueno de contratar los servicios de una Wedding Planner, cuando estás con los nervios a flor de piel, queriendo que todo sea perfecto encontrarás tu tranquilidad y tu calma en tu Wedding Planner, porque a veces sólo necesitas una mirada cómplice con ella para saber que todo irá bien.

12. Respira hondo. 

Has estado diseñando, organizando y soñando con este día durante muuuuchos meses. Respira, ya ha llegado ese día, vuestro día valora de cada detalle y de cada momento, pero sobretodo…

¡¡¡ DISFRUTA !!!